Download

Chica Fitness Tiene Sexo a Escondidas con su Compañero

0%

Amia era una chica esbelta de 23 años que lucía una figura escultural tras años de entrenamiento intensivo. Sus piernas tonificadas y su abdomen plano eran envidiables, pero lo que más llamaba la atención eran sus generosos pechos, desproporcionadamente voluminosos para su fragilidad.

Amia llevaba una relación de tres años con Bruno, un chico estructurado de su misma edad que también era fanático del fitness. La pasión, sin embargo, había desaparecido de su relación y Bruno parecía más interesado en sus rutinas de ejercicio que en ella. Amia se sentía frustrada y algo resentida.

Cada día, Amia acudía al gimnasio donde trabajaba Mark, un atractivo entrenador personal de 26 años, que no podía evitar mirarla con deseo cuando se ejercitaba. Amia se dio cuenta de la tensión entre ellos y comenzó a aprovechar sus sesiones de entrenamiento para coquetear con Mark y provocarlo.

Un día, mientras Bruno y ella discutían acaloradamente, Amia se escabulló al gimnasio para verse con Mark. Lo arrastró a los vestuarios, ansiosa de sentir sus manos en su piel. Mark no opuso resistencia, deseoso de cumplir todos los caprichos de la sexy fitness girl.

Sus labios se unieron en un beso hambriento y sus manos comenzaron a explorar sus cuerpos. Mark tomó uno de sus pechos y chupó su nipple, provocándole gemidos de placer. Amia se arrodilló ante él y desabotonó su pantalón, tomando su erección en la boca.

Mark la penetró contra la pared de los vestuarios, marcando un ritmo enérgico. Amia jadeaba disfrutando de cada embestida, olvidándose por completo de Bruno. Habían descubierto la pasión que les unía, consumiendo el deseo reprimido durante meses de rutina y ejercicios.

Amia se sentía viva como nunca, saboreando el sabor de la traición y complaciendo cada capricho de Mark. Habían iniciado una aventura apasionada e intensa, ajenos al sufrimiento que causarían a sus respectivas parejas. En aquellos momentos, sólo existía el placer, y estaban decididos a descubrir todas sus posibilidades. El precio que habrían de pagar era algo que aún no les importaba.

Actriz: Amia Miley